Chus Merino

Chus Merino

Email: jmerino@guijuelonet.com

Tlfno: 625325486

Buscador

Fin de la ruta, Guijuelo

Regresamos a la cuna del jamón...

GUIJUELO

 

GUIJUELO es un municipio situado a 48 Kms. de Salamanca, con una altitud de 1010 metros sobre el nivel del mar, y una superficie de 63.2 km2. Cuenta con una población de 5002 habitantes

 

Guijuelo no se halla ubicado en una comarca natural definida, sino en una zona ondulada de transición entre los llanos de Alba de Tormes y la comarca montañosa de la Sierra de Béjar. El pueblo está levantado sobre tres colinas en forma de herradura: La del Torreón que tiene una elevación de 1.035 metros, el Lomo cuya altura es de 1.037 metros y el Teso de las Reses, con 1.015 metros.El Arroyo del Valle es su desagúe natural por el Norte; por el Sur, el arroyo de fuente Linar, que se une al de la Piñuela, formando el de la Muía, vierten al igual que el del Valle sus aguas en el Tormes.

No tiene más ríos que el Tormes a 4 Kms. de distancia de la población. El Pantano de Santa Teresa, sobre este río, hace que su reculaje llegue hasta el término de Guijuelo, absorbiendo el Puente Viejo, para asi abastecer a el municipío de agua.

HISTORIA

En la parte más alta del lomo, dominando el pueblo, estaba situado un castro. Por los numerosos hallazgos arqueológicos debió estar habitado hasta la romanización del territorio. Existen aún, al pie del mismo, por su lado Oeste, dos fuentes. Al menos sabemos que Guijuelo es anterior a los romanos y que estuvo asentado en la parte alta.

Las dos fuentes que antes indicábamos sin duda surtirían a los escasos habitantes que tendría en sus comienzos. Después de la conquista romana de la zona, el pueblo se trasladó al valle de Santa María. Se desconocen los motivos que indujeron a este cambio de la población, pero bien puede suponerse que en el valle estaban más protegidos del rigor de los vientos. Otra razón puede ser la búsqueda de agua; en el valle había un arroyo donde podían abrevar sus ganados.

El cementerio estaba situado en el Teso de la Feria persistiendo en el mismo lugar después de las invasiones bárbaras (primero suevos y luego visigodos). El pueblo no desaparece con la llegada de los moros pues el cementerio continuó utilizándose después de la reconquista. Los árabes debieron pasar de largo por estas tierras porque no dejaron ningún vestigio. Posiblemente no soportaban el clima tan frío, ellos que procedían de terreno más cálido. En su ocupación los moriscos se limitaron a tener guarniciones en los núcleos de población fortificados, al norte de la sierra de Gredos y Béjar, a partir de las batallas de Simancas y Alhándiga (939), siendo únicamente poblada por un escaso número de mozárabes, hasta la repoblación que hizo don Ramón de Borgoña en 1.100.

Después de la repoblación de la zona por don Ramón de Borgoña, Guijuelo pasó a formar parte del Concejo de Salvatierra, que primeramente tenía autonomía propia y luego fue señorío de Infantes e hijos de Infantes. Durante el reinado de Fernando II de León, fue zona insegura por formar frontera con Castilla al haber dividido el reino Alfonso VII entre sus hijos, dejando a Fernando, León y Sancho, Castilla. Como Guijuelo era el extremo de Salvatierra (y por tanto del reino de León) que se metía en Castilla, fue escena de luchas fronterizas, por ser tanto Cespedosa como Fuentes de Béjar castellanos, como también lo era Guijo de Avila. Guijo de Avila y Cespedosa pertenecían al Concejo de Avila y Fuentes de Béjar al de Béjar. Por los años 1.180 se dió en las proximidades de Salvatierra una batalla entre tropas reales de esa Villa y otras de Avila mandados por Nuño Rabia, caballero que había sido de uno de los jefes de las «Mesnadas avilesinas» en la conquista de Cuenca. Derrotados los castellanos, a su jefe le fue cortada la cabeza como escarmiento. La unificación de los reinos castellanos y leoneses terminó con estas luchas en el reino de Fernando III, el Santo. Por los anteriores al 1117 esta zona sufrió una gran despoblación por las guerras fronterizas. En el año citado fue repoblada por Alfonso IX, que sucedió en el trono a Fernando II siendo los nuevos pobladores riojanos, aragoneses y navarros. En aquella época se amurallaron Salvatierra y Monleón (pueblos próximos) y se construyó una torre en el Pico Monreal (a unos 6 Km. de distancia) quedando así fortificada la zona fronteriza. Guijuelo no tuvo ninguna fortificación, bien porque carecía de interés o porque su situación elevada la hacía innecesaria.

El río Tormes, en su paso cerca de Guijuelo tiene unas profundidades a manera de pozos donde nunca falta el agua, incluso en los veranos de sequía; allí parece ser que existe un manantial que las gentes llaman el «Charco del moro». Se desconoce el motivo de esta denominación, pero parece indicar que algún moro (Cabecilla tal vez) fue arrojado al Charco y de ahí le viene el nombre. Podrían suponerse muchas fábulas, lo cierto es que el nombre de moro indica que los árabes rondaron por aquí aunque fuera por poco tiempo. El señorío de Salvatierra, del que antes hemos hablado, pasó al Duque de Alba en el año 1.429, por donación del rey don Juan II, quedando desde entonces vinculado a esa Casa Ducal hasta su desaparición.

Desde el punto de vista urbanístico, Guijuelo como todas las ciudades que han crecido deprisa, no se ajusta a un plan determinado. El pueblo se ha hecho a su aire. Se ha indicado, en otra parte, que el pueblo primitivo se asentó en el Lomo, después, en el valle de Santa María; con el tiempo se ha extendido en todas direcciones. La Carretera General 630 dio pie para que los edificios fueran afincándose a un lado y otro de la carretera, hasta convertirse en verdadera «columna vertebral» del pueblo. Se ha alargado enormemente. El centro de esta parte de la carretera lleva el nombre de Calle Filiberto Villalobos, en memoria del célebre médico que ejerció su profesión en la villa durante algún tiempo.

Guijuelo en la decada de los 40 El primer censo de habitantes de Guijuelo data de 1.534 (Reinado de Carlos I), da una población de 124 vecinos para Guijuelo y su anejo (de aquel entonces) de la Dueña (hoy dehesa en el término de Pedrosillo de los Aires).

En el año 1.620, Guijuelo no tenía más de 70 vecinos como consecuencia de la despoblación de la zona en la segunda mitad del siglo anterior (hambre, guerras, etc.), y el anejo de la Dueña ya había desaparecido como pueblo por la emigración de sus habitantes.

Guijuelo en la decada de los 60 El Catastro del Marqués de la Ensenada, de 1.754, da al pueblo 87 vecinos, lo que indica que en un siglo aproximadamente tan solo había crecido en 19 vecinos. Hay que hacer notar que la mortalidad infantil era elevadísima.

Según el Diccionario de Miñano, en 1.827, tenía ya 184 vecinos. El aumento de población del anterior censo, la ocupación francesa acaecida en aquella época -aunque se desconoce si en este lugar hubo algún enfrentamiento con tropas de Napoleón-, la batalla de los Arapiles, tan cercana, haría necesaria la aportación de todos los hombres de la región con el correspondiente número de bajas.Como las familias eran numerosas, los habitantes serían más que pueden ser ahora en relación al número de vecinos.

Según el censo de 1.910 ya tenía 1.777 habitantes.

En 1920 contaba 2.164. Según indica la enciclopedia Universal Ilustrada del tiempo de la República.

La poblacion actual es de 5002 habitantes, con los anexos de Cabezuela de Salvatierra, Campillo de Salvatierra y Palacios de Salvatierra

En la actualidad pertenece al Obispado de Salamanca, pero antiguamente tres obispados tenían su límite en el término de Guijuelo: El de Avila, el de Plasencia y el de Salamanca. Existe la leyenda de que en la cocina del parador del Campo de la Cruz podían sentarse a comer a la mesa los tres Obispados, sin salir de sus respectivas diócesis.

MONUMENTOS

Tan solo se puede visitar el Viejo Torreón, emblema de los guijuelenses. La parte que se conserva consiste en una edificación de granito y mortero de cal, con gruesas paredes, reforzados por contrafuertes, un arco de medio punto decorado con medias esferas y parte de la bóveda, también de granito. Sus características son análogas a las cabeceras de las iglesias de Fuenterroble, Salvatierra y el Guijo, lo que hace pensar en la intervención de las mismas, de un arquitecto común.

FIESTA Y GASTRONOMÍA

La fiesta principal es el dia 15 de Agosto, Nuestra Señora de la Asunción, patrona de la Villa, en el centro del retablo de la Iglesia Nueva, se puede aprecias lu belleza.

Antiguamente existia el dia de la Feria, que se celebraba, el los dias 5,6,7 de Septiembre, era una feria muy popular, dado que su comarca es inminentemente agricola y ganadera , siendo esta Feria el primer escaparate, donde lucir los ganados pasado el estío y si llegaba el caso venderlos, hoy se sigue haciendo en un recinto vallado preparado, acorde a las necesidades y en otra fecha.

Pues fué en los años 70 cuando, por votación pupular se juntó las Fiestas con las Ferias y se anuncia Ferias y Fiestas de Guijuelo del 14 al 19 de Agosto. Este último es el dia de la Feria. Durante estos días Guijuelo es e punto neurálgico de cita festiva de la comarca, por lo atactivo de conciertos que no faltan para niños y mayores.

Otra fiesta es el "Día de la Sardina" o Miércoles de Ceniza, como fin a los divertidos carnavales que se celebran.

El lunes de Aguas es otra fiesta arraigada en Guijuelo. Consiste en salir al campo, una vez terminada la Cuaresma y degustar el Típico Hornazo.

El Día del Jamón, es otra fiesta, variable, que celebra el Consejo Regulador Denominación de Origen, suele ser en Junio o Julio. Antiguamente, en ese día, se regalaban bocadillos de Jamón a todo viajero que pasaba por la carretera N-630, que cruzaba el pueblo, incluve, a los que viajaban en tren, cuando la vía tenia uso. Hoy en la Plaza Mayor, se parte Jamón, y lo degusta toda aquella que se acerca, regado con vino de la tierra.

La Matanza Típica es otra fiesta Rito-Gastronómica, en la cual se representan nuestras raíces, nuestrro floklore y lo mejor de nuestra Gastronomía. Se celebra la última semana de Enero y los fines de semana del més de Febrero

En el año 1.995 se fundó la COFRADÍA GASTRONÓMICA DE GUIJUELO, para defender y difundir los prductos del cerdo, elaborados en Guijuelo, así como su gastronomia. El Capitulo lo celebran el último fin de semana de Febrero.

Posiblemente el alimento típico más antiguo sea el "Hornazo". El hornazo se come en el campo el lunes de aguas. Es una costumbre muy antigua que se mantiene. Es según la forma, un pan con azafrán, que dá color amarillento a la masa, hecho a base de harina, aceite, huevos, preñado,  de chorizo, jamón, lomo. La ensalada de Pamplina, es otro de los platos que en su tiempo, primavera, aparece con asiduidad en las mesas guijuelenses. Guijuelo, ya tiene un plato estrella el Jamón, pero no tiene una cocina con raíces donde más destaca en los fogones es en la aportación de materia de primerisima calidad, dandole sabor. Es una delicia, las Cocochas de Merluza con Jamon Ibérico, los Puerros a la Plancha con láminas de Jamón o por que no, las Berenjenas Rellenas de Chichas o un Revuelto de Boletus con lascas de Jamón.

Pueden ser mañana platos de nuestra gastronomia el Arroz de Guijuelo, elaborada con chichas blancas, jamón y verduras, o el Marisco de Pocilga, un plato presentado con todos los productos elaborados del cerdo, Jamón, Lomo Chorizo, Salchichón y Morcón.

La bola ibérica, conocida por todos los gourmet, se empezó cocinar en Guijuelo, dandole otros nombres en distintas poblaciones como son, secreto, sumarro o presa.

La Oreja, el Rabo, los Sesos, la Jeta, la Lengua, las Carrilleras, son manjares que se pueden degustar en cualquiera de los establecimentos hosteleros de la localidad.

Los Embutidos también son de nuestra familia gastronómica, Lomo, Chorizo, Salchichón, Morcón, Longaniza, o Lengua embuchada, amén de la panceta en adobo, etec. ricos y apreciados se preparan poco a poco para la exportación y cuando esto suceda, presentaremos en sociedad los ANDARES, que dicen que del Cerdo tambien se aprovechan.