Chus Merino

Chus Merino

Email: jmerino@guijuelonet.com

Tlfno: 625325486

Buscador

Miranda del Castañar

MIRANDA DEL CASTAÑAR

Llegamos a "la Perla de Sierra"

MIRANDA DEL CASTAÑAR es un municipio situado a 38 Kms. de Guijuelo, con una altitud de 649 metros sobre el nivel del mar, y una superficie de 21.1 km2.Cuenta con una población de 653 habitantes.

HISTORIA

La población salmantina de Miranda del Castañar se asienta sobre una loma  coronada por el castillo y su recinto amurallado, que anún conserva sus cuatro puertas.Al sur y al este, se encuentran las Puerta del Postigo y Puerta de San Ginés, respectivamente. Al oeste, la de Nuestra Señora de la Cuesta, patrona de la localidad, cuya fiesta se celebra entre el 8 y el 9 de septiembre. Y, por último, al norte, la Puerta de la Villa. El juego de seducción cultural se debe iniciar, por ello, con la visita a la fortaleza, situada al este, siendo una de las mejor conservadas de la provincia, se distribuye a lo largo de un planta de trapecio irregular, con cubos en los ángulos, donde se abren ventanas germinadas.

Al llegar a la Villa de Miranda del Castañar nos encontramos con un castillo construido a principios del Siglo XIV , junto con parte del recinto en el año 1451, según reza la inscripción que, sobre un blasón de los Zúñiga, se halla en la cara oriental, coincidiendo con la señorialización de la villa. Al exterior, de la fortaleza, aún se conservan exentas las murallas, mientras que en el interior el acceso al camino de ronda, respetado en su mayor parte, presenta algunas pasarelas . Todo ello, demuestra el carácter histórico de esta población que nació tras la repoblación de Alfonso IX en el siglo XIII. El castillo actualmente pertenece a la Villa tras la donación realizada en 1954 por la actual Duquesa de Alba, que además posee el título de XIX Condesa de Miranda del Castañar.

Para disfrutar de Miranda hay que pasear por sus calles desde donde podremos apreciar la belleza sus rincones, sus iglesias, sus casas y de aquellos balcones naturales que nos ofrece una espectacular vista de la Sierra.

MONUMENTOS

En 1973 fue declarada Conjunto Histórico-Artístico. Destaca su trama urbana medieval que conserva un gran número de casas blasonadas junto con las otras edificaciones de arquitectura popular creando un conjunto muy atractivo. El recorrido por la villa presenta numerosos puntos de interés, su Castillo del siglo XV que conserva en buen estado con su torre, rodeado de la muralla sirve con centro de la actividad de esta población, la plaza de toros del siglo XVI , de la que sus habitantes se enorgullecen al ser la plaza de toros más antigua de España, una plaza cuadrada, que se cerraba con carros de la época, de la que aún se conservan algunas partes primitivas en el muro sur y que aún hoy continúa albergando festejos taurinos, las murallas que circundan todo el perímetro del pueblo (631 metros) y que datan del siglo XIII, La Calle Larga que es la principal vía urbana y en ella desembocan perpendicularmente el resto de las calles, en la misma pueden observarse numerosas casas pertenecientes a la nobleza que residió en el pueblo. (En 1547 se constituyó el Condado de Miranda, titulo que recayó en Don Diego de Zúñiga), y la Iglesia Parroquial, cuya advocación es a Santiago y aSan Ginés de Arlés, en su obra se reconocen estructuras del Siglo XIV, hoy ya restaurada, el Campanario está en la otra parte de la calle junto a la Torre del Homenaje del Castillo, con la compite en altura, haciendo una doble silueta que presiden y embellezen la Villa.

FIESTAS Y GASTRONOMÍA

Fiesta de la Virgen de la Cuesta: 7,8,9,10 de Septiembre.

Fiesta de las Candelas : 2 de febrero

La gastronomía es como la de toda la sierra, se basa en la huerta casera con sus hortalizas y legumbres, el cebón para rellenar la despensa, los árboles frutales, cerezos, melocotoneros, manzanos, etc.y algo de caza. El ganado es poco significativo dados los parajes abruptos con abundantes pendientes pronunciadas.

Lo que sobresale son las almendras garrapiñadas y las obleas, amén del rico y curativo polén y el consabido turrón serrano, las "Patatas Meneas", la "Perdiz a la Regajera" o el Cabrito cuchifrito son excelentes en el Valle que lleva nombre de la Regajera.

Todo ello regado con caldos de uvas autóctonas, que solo anidan en estas tierras, de la variedad Rufete, fuerte y recia, por el sol y el abrigo en el que se asientan sus viñas, que paría caldos toscos y fuertes, actualmente también se elaboran vinos con menos cuerpo, más afrutados, con una parte de Tempranillo 35 % y el resto Rufete 65 %. Por último no hay que olvidarse del Aguardiente serrano, que se elabora por el método más antiguo la destilación y es como la de toda la comarca, grande para el paladar y buena para la digestión.